La Casa Batlló

Casa Batlló, Gaudí
Situada en el céntrico barrio de L'Eixample, La Casa Batlló fue declarada el año 2005 del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.

Forma parte de la isla de casas conocida como la "Manzana de la Discordia", junto con la Casa Amatller, de Josep Puig i Cadafalch y la Casa Lleó-Morera, obra del arquitecto Lluís Domènech i Montaner.

El nombre se debe a la disparidad de estilos artísticos que conforman la manzana de casas, ya que, pese a que se trata de tres edificios modernistas, cada uno de ellos es absolutamente original y único.

La Casa Batlló fue concebida como una enorme alegoría colorista del fondo marino, la fachada de esta casa es una recreación espectacular de las distintas tonalidades del mar.

Éste y muchos otros detalles demuestran la  infinita creatividad de su arquitecto, Antoni Gaudí, dueño de una imaginación desbordante. Es uno de los ejemplos más significativos de lo que el genial arquitecto denominaba la arquitectura orgánica, es decir la arquitectura inspirada en la naturaleza.

Por su belleza y su espectacular forma ondulante y colorista es una visita obligada para cualquier visitante, no puedes pasarla por alto si visitas la ciudad condal.


  • Cómo llegar
  • Entrada
  • Visitas guiadas
  • Historia

Cómo llegar a La Casa Batlló

La casa Batlló está situada en el barrio del Eixample, en la conocidísima y céntrica calle del Passeig de Gràcia de Barcelona. 

Dirección:

Passeig de Gràcia, 43
08007, Barcelona.

Localización:

Ver en Google Maps

Transporte público:

Metro: L3 , parada Passeig de Gràcia
Autobuses: 7, 16, 17, 22, 24, 28


 

Horario

La Casa Batlló puede visitarse cualquier día del año.
Todos los días: de lunes a domingo, de 9 a 20 h.

Precio

Entrada normal: 23,50€
Entrada reducida: 19,50€  (estudiantes, jubilados)
Entrada gratuita: niños hasta 7 años
Evita la cola: compra aquí tu Entrada + Audioguía

Reserva Visita guiada Your guide Barcelona 

La visita guiada a la Casa Batlló que te proponemos en Your Guide Barcelona es una visita completa, descubriendo sus detalles más ocultos, anécdotas, historias y problemas que tuvo que superar Antoni Gaudí para la ejecución de esta casa, descubre todos sus detalles de la mano de un experto guía oficial de turismo. 

Puedes escoger la fecha que se adapte mejor a tus necesidades, cuánto quieres que dure tu visita guiada y cómo quieres hacerla, así como el idioma que te interesa. Consulta nuestra sección donde encontrarás toda la información sobre esta visita guiada: Visita personalizada a la Casa Batlló.

Si prefieres un  Itinerario Modernista completo consulta nuestras rutas: Las que no puedes perderte
Puedes solicitar tu presupuesto aquí

Visita con Audioguía

En este imponente monumento de Antoni Gaudí disponen de sistema de audioguías para realizar visitas guiadas. Está disponible en ocho idiomas: catalán, castellano, inglés, francés, italiano, alemán, japonés y chino.

Se visita el vestíbulo, la planta noble (antigua residencia de la familia Batlló), el desván y la terraza.

Información:

Teléfono: (34) 93 216 03 06
Puedes reservar aquí tu Entrada +Audioguía

Información adicional

Hay un ascensor para visitar la planta noble y el desván que facilita el acceso a personas discapacitadas. Las personas invidentes pueden hacer la visita con una audioguía adaptada, folletos informativos en sistema braile y maquetas en relieve. Los acompañantes tienen entrada gratuita.

Gaudí recibió el encargo de remodelación de este edificio del industrial burgués Josep Batlló i Casanovas, por lo que su intervención se centró en la fachada, el piso principal, el patio de luces y la azotea, añadiendo un quinto piso destinado al servicio. La familia Batllo vivió en el piso principal.

Los elementos decorativos recuerdan formas humanas o animales y decoraciones naturales: la cerámica vidriada de múltiples colores emula el fondo del mar, los balcones de hierro forjado parecen máscaras, y las columnas huesos humanos.

Interpretaciones de La Casa Batlló

La espectacular e innovadora forma de la Casa Batlló ha generado múltiples interpretaciones, así como  los más variados sobrenombres.

Algunos aseguran que la fachada es una grandiosa alegoría del fondo marino, dada su estructura ondulante y las decoraciones cerámicas aplicadas en tonalidades azules y verdes.

Otros la llaman la casa de los bostezos, por la forma en la que fueron concebidos los balcones del piso noble, residencia de la familia Batlló. Gaudí consiguió alargar la tribuna y sus ventanales hasta límites antes nunca proyectados, simulando así los bostezos que le han valido este sobrenombre.

Casa BatllóOtra de las interpretaciones se debe al remate de la fachada: una enorme forma ondulante con ornamentación cerámica, que recuerda un cuerpo de dragón con escamas. Por lo que algunos dicen que podría tratarse de un homenaje a Sant Jordi, patrón de Cataluña.

También se la conoce como la casa de las máscaras, ya que sus balcones de hierro forjado se retuercen en formas imposibles e inquietantes, recordando las conocidas máscaras venecianas.

Por último, hay quien asegura que la Casa Batlló es la casa de los huesos, porque las columnas del primer piso parecen simular los huesos de un esqueleto humano.

Las soluciones arquitectónicas del genio catalán son siempre sorprendentes, y las de la Casa Battló no son una excepción.

La terraza destaca por sus chimeneas y salientes de escalera, que constituyen verdaderas esculturas más que decoraciones de elementos funcionales.

Otro ejemplo que encontramos en este edificio es la proyección de diferentes tamaños para las ventanas dependiendo de su ubicación, de esta forma Gaudí consiguió aportar mayor luminosidad a los espacios interiores.

Interior

Su interior es igualmente impresionante: el patio queda cubierto mediante una claraboya de cristal y está decorado con azulejos coloristas, mediante una ingeniosa variedad de tonalidades desde el azul de la parte superior hasta el blanco más puro, que aportan luminosidad al conjunto.

El piso principal conserva su decoración original. Está formado por diversas salas que tenían distinta función: destacan especialmente el salón y la capilla, que fue decorada con varias piezas de arte, la más notable de las cuales era el retablo de la Sagrada Familia del escultor modernista Josep Llimona.

Parte del mobiliario original del edificio, diseñado por el propio Gaudí, se conserva actualmente en la Casa-Museo Gaudí del Parc Güell.