Iglesia de Santa Maria del Pi

Santa Maria del Pi, Barcelona
Está situada en pleno barrio Gótico de la ciudad condal, en la Plaça del Pi (Plaza del Pino), una de las zonas con más encanto de Barcelona.

La iglesia data del siglo XIV, momento en el que se erigieron la mayor parte de las construcciones religiosas de la ciudad, siguiendo el estilo gótico imperante.

La fachada principal está coronada por un impresionante rosetón de 10 metros de diámetro, el más grande de todas las iglesias de Barcelona.

En ella podemos apreciar la imagen de Santa María y dos piñas, que, junto con el pino del escudo, constituyen un claro testimonio del nombre de la iglesia.

Haciendo esquina con esta se abre otra plaza, la de Sant Josep Oriol, en la que se colocan multitud de artistas callejeros los fines de semana.

La Plaça del Pi y su plaza anexa constituyen un espacio en el que conviven artistas y bohemios. Los fines de semana se celebran además muestras gastronómicas, donde se pueden adquirir productos naturales típicos catalanes: embutidos, quesos, confituras etc.


  • Cómo llegar
  • Entrada
  • Historia

Dirección:

Calle Cardenal Casañas, 16.
Plaça del Pi
08002, Barcelona

Localización:

Ver en Google Maps

Transporte público:

Metro: L3, parada Liceu.
Autobuses: 9, 14, 16, 17, 24, 41, 42, 47, 55, 58, 59, 62, 67, 68, 91, 141.
 



 

La visita a la iglesia de Santa Maria del Pi es gratuita, puedes acceder al templo mientras no estén celebrando misa en su interior.

Horario de la iglesia

Todos los días del año.
Mañanas: de 9:00 a 13:00
Tardes: de 17:00 a 20:30h.
 

La primera referencia histórica de la iglesia del Pi data del siglo X, aunque puede que hubiera una pequeña basílica anterior, del siglo V.

La documentación medieval nos cuenta que existía una pequeña iglesia románica dedicada a Santa María del Pi, y que estaba situada entonces fuera de las murallas de la ciudad.

De ella quedan pocos restos, apenas algunos elementos en la fachada lateral, en la puerta del Ave María.

El templo actual se construyó entre los años 1319 y 1391. Pese a tratarse de una iglesia de estilo gótico, consta de una sola nave casi sin ornamentos, elementos propios del gótico catalán.

El arte catalán de este período se caracteriza por la austeridad decorativa y la tendencia a los espacios unitarios.

Junto con su enorme rosetón (el más grande de las iglesias barcelonesas), el campanario es uno de los elementos más característicos del edificio, es obra de Bartomeu Mas, del siglo XIV. Posee un juego de seis campanas.

El templo sufrió un gran incendio en 1936, en plena Guerra Civil, y cuando se restauró, la zona trasera se hizo ya en estilo neogótico.

El altar mayor fue la zona más afectada, ya que se perdieron el retablo mayor, la sillería y el órgano originales. Las vidrieras más antiguas que se conservan son del año 1718.