Barrio Gótico

El Barrio Gótico es el núcleo más antiguo de la ciudad y su centro histórico. La estructura del barrio permaneció casi intacta hasta el siglo XIX, cuando se derriban las antiguas murallas medievales y se transforman los cementerios parroquiales en plazas públicas.

Hay varias posibles rutas por el Barrio gótico. Desde Your Guide Barcelona te proponemos un completo itinerario artístico e histórico, para que recorras cada rincón interesante y conozcas su historia.

Si sigues nuestro itinerario no caminarás mucho, ya que las distancias entre puntos de interés son cortas. Pero sí comprobarás que hay mucho por ver, por lo que iremos comentándote donde puedes hacer un alto en el camino, para que tu visita resulte más llevadera. 

Un paseo por el Gótico

Te proponemos iniciar el recorrido en Las Ramblas, junto a Plaça de Catalunya. Este paseo era un antiguo torrente que canalizaba el agua hasta el mar y el límite de la antigua ciudad medieval, ya que la muralla del siglo XIII pasaba por aquí. 

Un siglo más tarde se amplió la ciudad, construyendo una nueva muralla más allá de la Rambla. Era todavía una zona de huertos, mercado y ferias. Su urbanización llegó con el derribo de las murallas medievales en el siglo XIX.

Portaferrissa


Continuamos nuestro itinerario bajando la Rambla hasta la calle de Portaferrissa, a mano izquierda.

Esta fue una de las puertas de entrada a la ciudad medieval amurallada, y su nombre se debe a la barra de hierro (ferro en catalán y de ahí ferrissa) que se usaba para medir si cabían los carros por la antigua puerta.

Una decoración cerámica sobre la fuente que hay al principio de la calle nos recuerda cómo fue la muralla y la puerta en la que nos encontramos en la Edad Media.


Santa Maria del Pi

Toma la calle Petritxol hasta la Plaça del Pi, aquí encontrarás una preciosa iglesia gótica dedicada a la Virgen.

Haciendo esquina con esta se abre otra plaza, la de Sant Josep Oriol, en la que se colocan pintores y artistas callejeros los fines de semana. En ambas plazas colocan las terrazas las numerosas cafeterías,  puedes sentarte y ver la iglesia desde distintos ángulos.

Sin duda, te recomendamos que visites el interior de la Iglesia gótica de Santa Maria del Pi, coronada por un espectacular rosetón de 10 metros de diámetro.

Pese a tratarse de un templo de una sola nave consigue la misma sensación de verticalidad y diafanidad que cualquier otra iglesia gótica. 

Esta sensación de verticalidad interior se consigue también gracias a la gran luminosidad que aportan las coloristas vidrieras. 

Tras comprobar por ti mismo estos detalles del interior del templo, vuelve a la plaza.

Seguimos nuestro camino por la calle de la Palla, fíjate a tu paso en los restos de muralla romana del siglo IVº. 
 

Plaça Nova


Plaça Nova, BarcelonaContinuando la calle hasta el final llegamos a la Plaça Nova, el lugar en el que se ubica la Catedral de Barcelona.

Por supuesto, la visita a la Catedral no puedes perdértela, pero te recomendamos que accedas a ella por el claustro, así podrás empezar por la parte más antigua del templo y podrás seguir un itinerario cronológico por su interior.

De momento, dejamos la visita de la sede para más adelante, ya que la Plaça Nova (plaza nueva) en la que te encuentras merece una explicación más detallada.

Además de La Catedral, hay dos edificios más destacables en esta plaza: mirando a la Catedral a mano izquierda, La Pia Almoina del siglo XV, institución que ofrecía comida y ayuda a los pobres, hoy alberga el Museo Diocesano.

A mano derecha de la Sede, el Palacio Episcopal cuya fachada es posterior (neoclásica) pero que todavía conserva una galería del siglo XIII en la primera planta. 
 
Por último, verás también en esta plaza vestigios de época romana, tocando a la calle del Bisbe (mirando a la Catedral, a mano derecha).

Fíjate que en el principio de esta callecita se conservan restos de una de las puertas de entrada y de la antigua  muralla romana del siglo IV, y la reconstrucción de un arco de uno de los dos acueductos que había en la ciudad. 
 

Catedral de Barcelona


Toma ahora la calle del Bisbe. A mano izquierda, la calle de Santa Llúcia, que te muestra en su lado derecho la Capella de Santa Llúcia.

Es la  única parte conservada de lo que fue la basílica románica de La Catedral de Barcelona, la parte más antigua de la Sede, por eso te recomendamos empezar la visita aquí. 

Aprovecha este momento para acceder a la Catedral por el claustro de la misma, situado en la misma calle del Bisbe.

De La Sede debes saber que su estructura gótica se comenzó a construir en 1298, aunque la portada data de finales del siglo XIX.
 
La fachada de La Catedral se construyó siguiendo un antiguo dibujo del siglo XV, pero se trata de una construcción neogótica.

Del templo destaca sin duda el claustro del siglo XV y su estructura arquitectónica gótica. En el claustro podrás ver las terce ocas que recuerdan la edad y martirios que sufrió Santa Eulàlia, a quien está dedicado el templo.

En cuanto a decoración los magníficos retablos de época gótica situados en las capillas, la sillería del Coro, y el sepulcro de Santa Eulàlia ubicado en la cripta. Puedes ver toda la información sobre La Catedral en nuestra sección dedicada a ella.
 

Calle del Bisbe

Siguiendo por la misma calle del Bisbe, encontrarás El Palacio de La Generalitat, que conserva en este tramo su fachada original gótica, del siglo XV.

Ffíjate en una de sus gárgolas: es la princesa de la leyenda que se representa el frontón, la leyenda de Sant Jordi.

La leyenda cuenta que salvó a la princesa de un feroz dragón que atemorizaba a la población, acabando con la vida de la bestia, y de la sangre del dragón creción una bellísima rosa roja. 

Verás también que hacia la mitad de la calle destaca un puente con un precioso balcón de inspiración gótica. En realidad es un arco neogótico (data de 1928) que une la sede del Gobierno (el Palau de la Generalitat) con un edificio de carácter religioso, la Casa dels Canonges.   
 

Sant Felip Neri
 

Cuando termines tu visita a la Catedral, sal por el claustro, por la puerta que da a calle del Bisbe, y toma la callecita situada justo en frente y que sigue hacia abajo, calle de Sant Sever.

Llegarás a uno de los rincones más bonitos de toda la ciudad: la plaça de Sant Felip Neri.

Se trata de una pequeña plaza con una fuente en el centro. Llega el momento de que tomes un merecido descanso tras visitar la Sede.

Hay una terraza del bar del hotel situado en la plaza,  en la que puedes sentarte a contemplar la preciosa Iglesia barroca dedicada al jesuita San Felipe Neri.

Fíjate en los restos de metralla en la parte baja de su fachada: son las huellas que dejó uno de los peores bombardeos aéreos franquistas durante la Guerra Civil. Es éste murieron cuarenta y dos personas,  entre ellos muchos niños.

Junto a la iglesia se encuentra la casa del gremio de zapateros, hoy Museu del Calçat (del Calzado), un edificio trasladado en 1943 piedra a piedra desde su ubicación original, cerca de la Catedral.

 A su lado, la casa del gremio de caldereros, del siglo XVI, también trasladado cuando se estaba construyendo la Via Laietana en pleno siglo XIX. 

Puedes salir por la otra calle que da a la plaza, la calle de Montjuïc del Bisbe, llegarás otra vez a la calle del Bisbe. Síguela en dirección a la Catedral,  y toma la calle de Santa Llúcia.
 

Casa de L'Ardiaca


Casa de L'ArdiacaEn su lado izquierdo La Casa de L'Ardiaca, antigua residencia noble del siglo XV. 

Esta es la primera de las residencias de miembros de distintas jerarquías religiosas que irás encontrando si sigues nuestro itinerario.

Su patio interior es uno de los rincones más bonitos de la zona, y al final del mismo verás parte de la muralla romana del siglo I a.C.

Te recomendamos que subas la escalera de acceso al primer piso, desde donde tendrás muy buenas vistas de las gárgolas de la Catedral.

Cuando salgas, mira el buzón de la entrada, es obra del modernista Lluís Doménech i Montaner. Sigue la calle y avanza rodeando la Sede, así podrás verla desde todos sus ángulos.

Pasado el primer tramo de la calle, a mano izquierda verás otra de esas residencias religiosas: la Casa dels Canonges, iniciada en el siglo XIV y terminada en el XVI y actual sede de la Vicepresidencia del Gobierno catalán.   
 

Templo de Augusto


Después de esta casa, toma la calle Paradís a mano derecha, aquí descubrirás las cuatro impresionantes columnas y el basamento de lo que fue el Templo de Augusto en época romana.

Tómate tu tiempo, puedes sentarte frente a las columnas para comprobar por ti mismo la perfección de sus capiteles corintios y la inmensidad de su tamaño, son realmente impresionantes. 

Cuando hayas recuperado fuerzas, vuelve de nuevo a la calle Paradís.
 

Museu Marés

Sigue rodeando la Catedral, que queda a la izquierda. Recorre sus muros hasta la plaça de Sant Iu. En esta placita siempre se colocan músicos callejeros, por lo que tiene mucho encanto.

En frente de ella, el museo dedicado a la escultura, Museu Frederic Marés. Él fue uno de los grandes escultores catalanes del siglo XX, y un gran coleccionista de arte, fundamentalmente de piezas escultóricas, que constituyen la base de la colección del museo.

Ocupa parte del antiguo Palacio de los Condes de Barcelona, del que conserva  su puerta principal en la entrada, muros laterales, y el patio rodeado de naranjos. Es, de nuevo, un espacio que no puedes perderte, por su tranquilidad y belleza.
 

Plaça del Rei
 

Vuelve a dejar atrás la plaza y sigue hasta la calle Baixada de Santa Clara. Te encontrarás con la Plaça del Rei, un emplazamiento único de la ciudad.

Esta plaza conserva bajo sus pies los restos de lo que fue la ciudad romana de Barcino, que puedes ver el el Museu d'Història de la Ciutat; e impresionantes vestigios de la ciudad medieval en la parte superior.

Fue el centro del poder real en la Barcelona medieval. Puedes sentarte en una de sus terrazas a contemplar sus edificios. Aquí verás desde el centro de la plaza y frente a ti:

El Palau Reial Major, o Palacio Real, de él destaca el Saló del Tinell, lo que fue la Sala del Trono y una maqueta en su interior te ayudará a entender cómo era la Barcelona medieval.

A la derecha del palacio,  la capilla real de Santa Àgata, construida en el siglo XIV por el rey Jaume II, sobre la antigua muralla romana.

En el lado izquierdo del palacio, casi anexo a él: el Mirador del Rei Martí, una torre-mirador del siglo XVI desde la que los reyes podían ver el mar y sus dominios.

A su lado el Palau del Lloctinent, palacio del siglo XVI debía ser la sede del virrey, y fue finalmente sede de la Inquisición, entre otras funciones. Hoy alberga el Archivo de la Corona de Aragón.


Plaça de Sant Jaume


Plaça de Sant JaumeDesde aquí, toma la calle del Veguer hasta Llibreteria, coge esta última y síguela hasta la Plaça de Sant Jaume.

Hoy es la sede del Ajuntament de Barcelona y del gobierno de la Generalitat de Catalunya.  Fue el Fòrum o centro público y político en época romana,  y por supuesto, en época medieval. 

El Palacio de La Generalitat fue construido en estilo gótico, aunque la fachada principal que da a la plaza es de época renacentista, y fue proyectada por el maestro catalán Pere Blai.

Conserva la fachada gótica, en la ya comentada calle del Bisbe.

Justo en frente, verás la fachada neoclásica del Ajuntament, (Ayuntamiento) obra del siglo XIX de Josep Mas i Vila. Como no, también conserva la fachada gótica original, situada en uno de sus laterales.

Seguimos el recorrido entonces para que puedas verla. Está en una de las calles que flanquean el Ayuntamiento: la calle de la Ciutat.

Es obra de Arnau Bargués. Sobre la puerta hay una imagen del arcángel San Rafael, los escudos de la ciudad y del rey Pere el Cerimoniós. En el centro unas escaleras con un poyo adosado para los caballos, y en la esquina de la izquierda, una imagen de santa Eulalia, patrona de la ciudad.
 

Iglesia de Sant Just i Pastor
 

Desde aquí tuerce por la primera calle a mano izquierda, la calle de Hèrcules, que te conduce directamente a la Plaza Sant Just i Pastor, que fueron unos hermanos mártires del siglo IV.  

Su fuente es la más antigua de la ciudad, y la plaza sobre la que se alza su iglesia del siglo XIII fue el antiguo cementerio de la parroquia.

Es una de las iglesias más antiguas. Conserva capiteles bizantinos reutilizados como picas baptismales, que pertenecían a una basílica anterior, de época visigótica. Si te fijas bien, descubrirás en uno de ellos el anagrama de Barcelona en griego.

Aquí acaba nuestro recorrido, y puedes hacerlo tomando algo en una de sus terrazas, situadas en el centro de la plaza. Esperamos que hayas disfrutado de tu Paseo por el Gótico.


*Si te interesa especialmente este período de la Historia del Arte, a continuación te mostramos todos los museos de la ciudad en los que encontrarás piezas góticas.

Museos que contienen Arte Gótico en Barcelona:

Museu Nacional d'Art de Catalunya
Palau Nacional:
Parc de Montjuïc s/n
08038 Barcelona
 

Museu de la Catedral
c/Pla de la Seu s/n
08002 Barcelona
 

Museu Diocesà de Barcelona
Edificio de la Pia Almoina:
Avda de la Catedral, 4
08002 Barcelona
 

Museu d'Història de la ciutat
Plaça del Rei, s/n
08002Barcelona
 

Museu Frederic Marès
Plaça de Sant Iu, 5
08002 Barcelona
 

Fundació Francesc Godia
c/Diputació, 250
08007 Barcelona