Información Adicional

El Raval es actualmente el barrio más multicultural de Barcelona, ya que acoge en sus calles multitud de culturas distintas.

La palabra Raval proviene del árabe a-rabal, que significa las afueras. Antiguamente El Raval quedaba fuera de la muralla medieval de la ciudad, y por tanto, se trataba de una zona eminentemente agraria.

Actualmente es un barrio más de la ciudad, aunque con un carácter especial respecto al resto, en el que conviven pasado y presente de forma asombrosa.

También fue el lugar en el que se establecieron buena parte de los conventos, instituciones de caridad y hospitales de la ciudad, ya que había más espacio en esta zona que dentro de la misma.

A mediados del siglo XIX, con el derribo de las murallas y la ampliación del núcleo urbano, el Raval vivió la industrialización de primera mano, y sirvió como lugar de residencia de la clase obrera.

Iniciaremos nuestro recorrido por este barrio en La Rambla, desde la que nos adentraremos en el Raval, y terminaremos con un edificio de Gauí: El Palau Güell.

Desde el principio de La Rambla, tocando a Plaça de Catalunya iniciamos nuestro camino hacia el mar. El barrio del Raval queda a mano derecha de La Rambla.

Convent de Bonsuccés

Convent BonsuccésUna de las primeras calles desde La Rambla a mano derecha es la calle Bonsuccés, aquí, en el número 3, encontrarás nuestra primera parada: el convento que lleva su nombre.

Este recinto conventual fue erigido en 1626. Lamentablemente, sólo conservamos una pequeña parte de lo que fue.

El edificio que sigue en pie tiene cinco plantas y está rematado en la parte superior por una galería de arcos. La puerta de acceso conserva el antiguo escudo, y es obra de Miquel Perelló.

Hoy es la sede del Distrito de Ciutat Vella. Anexo al edificio hay un precioso patio interior, una de las plazas con más encanto de esta zona.

Puedes sentarte en sus bancos o tomarte algo en una de sus terrazas y admirar lo que queda del conjunto conventual. Tras esta parada, continuamos nuestro itinerario adentrándonos en El Raval.

La Casa de la Misericòrdia

Casa de la MisericordiaSigue ahora por la calle Bonsuccés. Verás que se convierte en calle Elisabets, donde se conserva La Casa de la Misericordia, de finales del siglo XVI.

Era un hospicio religioso en tiempos medievales, constaba de tres edificios: el hospicio, el antiguo Colegio de Sant Guillem d'Aquitània y la iglesia anexa.

Pese a que el edificio se ha restaurado en varias ocasiones, todavía pueden verse las portadas originales de la iglesia, a la que se accede desde calle Elisabets.

Fíjate en la portada de esta calle, verás un frontón con una pequeña imagen de época barroca.

La otra portada la encontrarás en la Plaça Vicenç Martorell, es renacentista y tiene un sencillo frontón triangular sin decoración escultórica.

Los Museos de Arte Contemporáneo 

Continúa por la calle Elisabets hasta el final, llegarás a la Plaça dels Àngels. En esta plaza encontrarás dos de los centros más importantes de arte contemporáneo de la ciudad.

MACBA

Es el Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona, diseñado por el arquitecto norteamericano Richard Meier. Te contamos todo lo que debes saber sobre éste museo y su edificio en la sección Museu d'Art Contemporani de Barcelona.

Sí queremos contarte ahora que este museo ha reutilizado el espacio de la antigua Iglesia del Convent dels Àngels, situada en la calle anexa a la plaza, la calle dels Àngels. 

Han convertido el antiguo templo en un espacio de exposiciones temporales llamado la Capella MACBA.

Convent dels Àngels

Convent ÀngelsEl  convento de los Ángeles lo fundaron las dominicas en el siglo XVI. La construcción corrió a cargo de Bartolomeu Roig.

La iglesia conserva su portada renacentista pero mantiene todavía elementos propios del estilo gótico anterior.

Estos motivos destacan principalmente en el interior del templo, en el que verás bóvedas y arcos ojivales plenamente góticos.

El conjunto lo completan tres salas y la capilla anexa del Peu de la Creu, del siglo XVI, que conserva un Santo Sepulcro realizado en yeso.

CCCB

Justo al lado de la Plaça dels Àngels verás la calle de Montalegre, donde se ubica en otro museo de arte contemporáneo. El CCCB o Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona ocupa la antigua Casa de la Caritat, o Casa de la Caridad de la ciudad.

La casa data de finales del siglo XVIII, momento en el que sirvió como centro de beneficencia, de la que se conserva su estructura original alrededor del gran patio central, el  Pati de les Dones (Patio de las mujeres).

Tienes toda la información respecto al CCCB en la sección Centre de Cultura Contemporánea de Barcelona.

Después de visitar estas antiguas casas reconvertidas en centros de modernidad cultural, llega el momento de tomar un descanso.

Detrás de estos dos museos verás la calle Joaquim Costa. Sigue el trazado en paralelo a La Rambla, por lo que seguiremos siempre la misma dirección hacia el mar.

Esta calle tiene una amplia oferta de bares en los que retomar fuerzas. Uno de los más bonitos es La Casa Almirall, en pie desde 1860, que todavía conserva su decoración modernista.

Recinto del Hospital de la Santa Creu

Hospital Santa Creu Seguimos nuestro recorrido por Joaquim Costa hasta la calle del Carme, donde veremos un antiguo hospital medieval y uno de los rincones más bonitos del barrio del Raval.

El Hospital está situado entre la calle del Carme y la calle Hospital, es la calle paralela y está situada justo por debajo de ella.

En su interior verás un patio precioso, con bancos y una discreta terraza en una esquina.

El  recinto hospitalario estaba formado por varios edificios, reutilizados hoy para nuevos fines. Te detallamos cada uno de ellos en nuestra sección dedicada al Hospital de la Santa Creu.

Es uno de los mejores edificios del gótico civil catalán, data de 1401. Estuvo en activo hasta 1929, cuando se trasladó al nuevo recinto del Hospital de la Santa Creu i de Sant Pau, obra de Lluís Doménech i Montaner. 

Dentro del recinto encontrarás La Biblioteca de Catalunya, ubicado en el lugar donde había la administración, la cocina y la lavandería del hospital.

Frente a ella, La Casa de la Convalescència, donde los enfermos se recuperaban por completo.

Tocando a esta casa encontrarás La Reial Acadèmia de Medicina y la antigua Capilla del recinto hospitalario. Hoy ha sido la capilla alberga un centro de exposiciones.

Salimos del recinto por la calle Hospital en dirección a La Rambla. Irás viendo comercios interesantes, como la farmacia Sastre i Marquès, del arquitecto modernista Josep Puig i Cadafalch.

Teatre Romea

Teatre RomeaEn la misma calle Hospital, junto a la calle Junta de Comer encontrarás el Teatre Romea. 

Ocupa este lugar desde 1863, cuando se reaprovechó parte del espacio del antiguo convento de San Agustí.

Se fundó con el nombre de Teatre Català, ya que nació con el objetivo de estrenar y representar mayoritariamente obras en catalán.

Es uno de los teatros más activos de la ciudad y siempre hay vida nocturna alrededor de él.

Siguiendo la calle Hospital, si tomas la pequeña calle Jerusalén  a mano derecha, aparecerás en la parte posterior del mítico Mercat de la Boquería.

En el mercado puedes aprovechar para echar un vistazo a su interior, tomarte unas tapas o comprar productos de alta calidad. Si no te apetece entrar al mercado o si ya lo has visitado, continúa el recorrido.

Convent de Sant Agustí


Desde la calle Hospital a mano izquierda, encontramos de nuevo una plaza con historia y encanto, La Plaça de Sant Agustí.

Convent Sant AgustíLa plaza está presidida por un busto dedicado al actor Iscle Soler, obra de Pau Gargallo.

Del antiguo convento tan sólo queda la iglesia hoy en día. La primera piedra se puso 1728 y se inauguró en 1750.

La fachada de la iglesia quedó inacabada, estado en que aún se encuentra hoy en día, confiriéndole un encanto especial.

El templo era de estilo barroco y tenía dos claustros, de hecho la actual plaza de Sant Agustí era un patio delantero de la iglesia. 

Queda poco del esplendor que tuvo en su día: durante la ocupación francesa, en 1808, sirvió de cuartel para soldados y durante la Guerra Civil fue incendiado y saqueado.

Desde la plaza de Sant Agustí, toma la calle del Arc de Sant Agustí, que te llevará a la calle de Sant Pau.

Al tomar la calle del Arc de Sant Agustí fíjate en la Fonda España, en el número 11, un hostal modernista obra de Lluís Doménech i Montaner.

Rambla del Raval 

Llegados a la calle Sant Pau, la recorreremos en dirección opuesta a la Rambla, a media calle, a tu derecha, verás la avenida más ancha y moderna del barrio, La Rambla del Raval.

Rambla del RavalFue construida en el año 2000, para lo que fue necesario derribar nada menos que cinco manzanas de casas.

Además, a los pies de esta Rambla colocaron la famosa y gigantesca escultura del Gato de Botero.

Esta gran avenida cambió considerablemente la imagen del barrio, y hoy en día es una de las calles con más vida nocturna y diurna.

En ella encontrarás edificios de oficinas, nuevos hoteles, restaurantes de cocina catalana, pakistaní e hindú, y varios bares de copas.

Monasterio de Sant Pau del Camp

Continúa de nuevo por la calle Sant Pau hasta llegar a nuestra siguiente parada: un monasterio románico en pleno centro de Barcelona.

Fue un antiguo monasterio de la orden benedictina que se encontraba fuera de las murallas de la ciudad, de ahí la referencia en su nombre "del Camp" significa del campo.

Sant Pau del CampAl edificio lo envuelve un jardín en el que está la antigua casa abacial,  construida entre el siglo XIII-XIV, aunque terminada en el XVIII.

La iglesia es de pequeñas dimensiones y el interior está cubierto con vueltas de cañón, las típicas cubiertas que caracterizan el arte románico.

Destacan dos antiguos capiteles visigóticos de mármol situados en la portada de la iglesia. 

Aunque sin duda, lo que constituye una auténtica maravilla es el claustro. Es un espacio pequeño, que fue construido en el siglo XIII.

Tiene una única entrada, con curiosos arcos formados por tres o cinco lóbulos, de claras influencias e inspiración árabes.

Los arcos se apoyan sobre pequeñas columnas dobles y sus capiteles muestran gran variedad de motivos decorativos: temas bíblicos, escenas de caza, motivos vegetales o animales…si te fijas bien incluso encontrarás sirenas, guerreros y monstruos de otros tiempos.

Es una auténtica maravilla donde parece que el tiempo se haya detenido, como si se hubiese  mantenido aislada a lo largo de todos estos siglos, ajena al bullicio y la evolución del barrio.

El Palau Güell

Palau GuellPor último, desde el monasterio bajamos por la callecita de Hort de Sant Pau hasta la calle Nou de la Rambla, llegando casi a tocar La Rambla.

Aquí acaba nuestro recorrido, con una de las obras más increíbles de Gaudí: El Palau Güell.

Este monumento ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde el año 1984.

El palacio fue encargado por el conde Eusebi Güell a un joven Antoni Gaudí para albergar su residencia privada.
 
En este proyecto el arquitecto desató su desbordante imaginación, combinando la estructura típica de los palacios góticos medievales con innovaciones como el arco parabólico, tan característico de su obra.

La fachada es un claro constaste entre la sobriedad del mármol gris y la decoración a base de cerámica vidriada de colores vivos de las chimeneas del tejado. Cabe destacar el impresionante trabajo de forja, del que destacan las cuatro barras de la bandera de Cataluña.

La cubierta que cubre el espacio interior de la planta noble es una maravilla, verás cómo la luz se filtra por pequeñas aberturas simulando una cúpula celestial.

Igualmente impactante es su fachada exterior, decorada con distintos materiales entre los que destacan la madera, el hierro forjado y la cerámica vidriada.

El Palau Güell es, como todas las obras de Antoni Gaudí, una explosión de creatividad y originalidad que no te dejará indiferente.

Monasterio de Sant Pau del Camp

Dirección: Sant Pau, 101
Teléfono: 934 410 001
 

Horario

De martes a viernes, de 10 a 13.30h y de 17 a 20h.
Lunes, de 17 a 20h.
Sábados, de 10 a 13.30h.

 

Palau Güell

El Palau Güell está abierto parcialmente por obras de restauración.
Actualmente pueden visitarse la fachada principal, la planta baja y el sótano.

Horario

De martes a sábados, de 10 a 14.30h.
Festivos cerrado.
 

Precio

Mientras duren las obras, la visita es gratuita.
 

Cómo llegar

Dirección: Nou de la Rambla, 3
Barcelona.

Teléfono: 933 173 974