La Ribera y El Born

Al barrio de La Ribera se accede desde Via Laietana o desde l'Arc de Triomf, el monumento conmemorativo del Arco de Triunfo.

Born etimológicamente significa justa o torneo, y hoy da nombre al antiguo barrio de la Ribera, era una plaza en la que se celebraban torneos medievales, fiestas y procesiones populares, entre los siglos XIII y XVII.


Historicamente fue un antiguo barrio de mercaderes, marines, artesanos, y asociaciones gremiales, en la poderosa época medieval que vivió Barcelona. 

Por eso muchos de los nombres de sus calles recuerdan aquellos antiguos oficios, calles como calle dels Sombrerers (sombrereros),  dels Mirallers (cristaleros), o dels Argenters (plateros).


Fue configurándose alrededor de la antigua iglesia de Santa Maria de les Arenes, que constituyen los orígenes de la actual Basílica de Santa María del Mar.


Hoy conserva ese espíritu en sus calles y el legado de su historia, pero se ha convertido además en el barrio por excelencia del diseño, la moda y las últimas tendencias.


También ha sido el lugar escogido por muchos artistas para instalar sus talleres, como lo hizo el joven Pablo Picasso, y sigue siéndolo hoy en día. Podríamos decir que es el barrio bohemio, el MontMatre barcelonés.

Itinerario

Nuestro recorrido empieza al principio de la calle Via Laietana, esta calle conecta la Plaça Urquinaona con el Puerto de Barcelona.


La calle no existía antiguamente, data de mediados del siglo XIX, cuando se decidió abrir una calle que conectara el nuevo barrio modernista del Eixample con el mar. Fue así como se dividieron el Barrio antiguo (gótico) y el Barrio de La Ribera.


Cabe destacar que muchos de los edificios que se encontraban es este tramo que sería la Via Laietana se trasladaron piedra a piedra a nuevos solares, con el fin de preservarlos.


Pues bien, iniciamos nuestra ruta en Via Laietana, desde Plaça Urquinaona, bajando siempre en dirección al mar.

Palau de La Música

A mano izquierda, entra por la calle de Ramón Mas, en la esquina con la calle Sant Pere Més Alt encontrarás una impresionante joya modernista: El Palau de la Música Catalana.

El Palau de la Música es una de las obras célebres del arquitecto catalán Lluís Doménech i Montaner, uno de los máximos representantes del Modernismo.  

Su fachada constituye un verdadero elogio a las artes decorativas, de ella dicen que es la obra de arte más modernista del mundo. 

Sus decoraciones florales, el ladrillo rojizo de sus muros y sus piezas cerámicas coloristas te transportarán a esa espectacular explosión de arte modernista que sólo puedes encontrar en Barcelona.


Visita nuestra sección del Palau de la Música para conocer más detalles de este edificio y saber cómo y cuando puedes visitarlo.

Sant Pere de Les Puel·les

Tras visitar el Palau, sigue la calle Sant Pere Més Alt hasta el final, verás la Iglesia de Sant Pere de les Puel·les en la Plaça de Sant Pere.

El templo era parte de un antiguo monasterio benedictino del que sólo se conserva la iglesia hoy en día.


La comunidad de monjas que lo habitaba sufrió la desamortización de1835 (venta pública de bienes eclesiásticos), y en ese momento el monasterio se convirtió en prisión.

Ellas se trasladaron a un nuevo emplazamiento en el barrio de Sarriá, en el que todavía residen.

A principios del siglo pasado sufrió un importante incendio, tras el cual fue reconstruido, pero un nuevo incendio lo asoló durante la Guerra Civil, con la consecuente pérdida arquitectónica.

Pese a estas circunstancias, visitar la iglesia vale la pena, ya que conserva elementos románicos y góticos interesantes.

Desde la plaza baja hasta la calle Sant Pere Més Baix, que se convierte a mano izquierda en Rec Comtal.


Esta calle te lleva al Portal Nou. Ésta era una de las puertas de entrada de la antigua muralla medieval de Barcelona, y tenía en esa época, como las demás puertas de la ciudad, derecho a horca.


Fue por tanto un lugar de ejecuciones, en el que no sólo ahorcaban a los viles sino que además seccionaban partes de su cuerpo que a menudo colgaban de las puertas para que todos pudieran verlo.

Mercado de Santa Caterina

Sigue por el Portal Nou hasta la Plaça de Sant Agustí Vell. Aquí había un convento dominico, que fue sustituido a mediados del siglo XIX por el mercado que hoy podemos ver: el Mercat de Santa Caterina.


Este mercado fue remodelado a principios del siglo XX por Benedetta Tagliabue y Enric Miralles.


Además de restaurar el edificio, colocaron una llamativa cubierta ondulada que representa una impresionante explosión de vida y color.


Entre el mercado y Via Laietana está la calle dels Mercaders, que alberga mansiones señoriales y palacios del siglo XV, donde vivían ricos mercaderes de la Edad Media, de ahí su nombre, Mercaders.


Si te acercas a la parte posterior del mercado, verás lo que queda del antiguo Convent de Sant Agustí, hoy ocupado por la Academia Militar. La parte más interesante es el claustro, original del siglo XIV.


También en este edificio encontrarás el Museu de la Xocolata. En el que encontrarás piezas de chocolate espectaculares, incluso las hay que reproducen monumentos artísticos de Barcelona como la Sagrada Familia de Gaudí.

Capilla Marcús

Desde la Plaça de Sant Agustí Vell empieza la calle Carders, otra de esas callecitas de la Ribera que mantiene el nombre de un antiguo gremio medieval (los laneros en este caso).


Síguela, al final de la calle verás la Capella Marcús.


Esta capilla es una de las más antiguas de Barcelona, y una de las pocas muestras intactas de románico en la ciudad, del siglo XII.


Su benefactor fue el banquero Bernat Marcús, que hizo importantes donaciones para la construcción de un hospital, del que hoy nos queda tan solo la capilla.


La función de este hospital era acoger a los visitantes de la ciudad cuando las puertas de la muralla estaban cerradas.


Tras visitar la capilla, vuelve de nuevo a Via Laietana y sigue tu camino en sentido descendente, mirando hacia el mar.


Seguimos nuestro recorrido por la calle Carders, hasta la calle Montcada, aquí encontrarás varios puntos de interés, a continuación te detallamos cuáles. 

Palacios Medievales de la calle Montcada

La calle debe su nombre a una de las familias más ricas e influyentes de Barcelona: Los Montcada, quienes recibieron los terrenos en el siglo XII por parte de los condes catalanes, por su apoyo en la conquista de la ciudad de Tortosa, hasta entonces en manos árabes.


Ellos y otros nobles y mercaderes de Barcelona, enriquecidos gracias al comercio marítimo, construyeron sus fastuosas mansiones en esta calle.


Verás que todos estos palacios góticos se estructuran entorno a un patio central, desde el cual se accede a la planta noble a través de una escalinata señorial. 


Estas antiguas residencias medievales se han reconvertido hoy en día en museos importantes de la ciudad. La calle es por tanto, un centro artístico importantísimo por la cantidad de galerias de arte y museos significativos que alberga.


Buena muestra de ello son el Palau Aguilar, Meca o el del Baró de Castellet, que albergan el Museu Picasso de Barcelona.

Te detallamos información en nuestra sección sobre el Museu Picasso.


También encontrarás palacios renacentistas, como el Palau Cervelló o el palacio barroco de Dalmases. La mayoría de ellos ocupan hoy museos importantes de la ciudad.


Así puedes visitar hoy en día el Museu d'Art  Precolombí en el Palau Nadal, el Museu Tèxtil en el Palau del Marquès de Llió o la Galería Maeght en el Palau Cervelló.


Museu d'Art  Precolombí
tiene una importante colección  de esculturas, cerámica, tejidos y objetos rituales de arte procedente de MesoAmérica, América Central, América andina y Amazónia. Sus piezas constituyen una de las colecciones más prestigiosas de arte precolombino del mundo.


La Galería Maeght
es una galería de arte dedicada al arte contemporáneo. Lleva el nombre de uno de los grandes coleccionistas y promotores del arte del siglo XX, y todavía hoy el museo está gestionado por un hijo de la familia Maeght, Jules.


Entre sus obras, nombres de vanguardistas como Braque, Chagall, Miró, Antoni Tápies, Giacometti, Calder o Chillida …una colección realmente impresionante en cuanto a calidad, de grandes artistas del siglo pasado.
 

En el Museu Tèxtil i d'Indumentària, tienen una muestra espectacular de telas y vestidos tanto de ámbito civil como religioso.

Además de piezas de arte como bordados, tapices, encajes, etc desde épocas antiguas hasta la actualidad.


Es muy interesante que sepas que hay un restaurante con mesas en el patio del antiguo palacio, en el que puedes comer bien y no resulta caro.


Además, se celebran conciertos de jazz y actuaciones en directo por las noches que desde luego te recomendamos.

Passeig del Born

Recorriendo la calle Montcada hasta el final de la misma llegarás al conocido Passeig (paseo) del Born, una calle peatonal en la que encontrarás multitud de comercios y bares en los que tomarte un descanso.

Este era el lugar en el que estaba situada la antigua plaza en la que se celebraban torneos y justas populares en la Barcelona medieval. 


Hoy es un paseo repleto de tiendas curiosas, restaurantes, y bares con terraza en las que tomarte un descanso,  o si lo prefieres puedes sentarte en uno de sus bancos de piedra a disfrutar de una crepe o un helado.

Santa María del Mar


Cuando te hayas recuperado, retoma tu camino hasta el final del paseo, encontrarás la impresionante iglesia de Santa Maria del Mar.


Santa Maria del Mar es sin duda una parada obligada, ya que es una de las iglesias góticas más significativas y más bonitas de Barcelona.


Su construcción corrió a cargo de Berenguer de Montagut. Se inició en 1329, y fue acabada en poco más de 50 años.


En ella colaboraron los fieles del humilde barrio de la Ribera, con su trabajo o mediante donaciones monetarias, por eso es una de las iglesias más queridas por los barceloneses, es la iglesia del pueblo.


En su precioso interior destacan la esbeltez y sobriedad decorativas, tan propias del gótico catalán. Fíjate en las bóvedas de crucería, y las magníficas llaves de bóveda de sus cubiertas. Sin duda te impresionará y verás porque se la conoce como la Catedral del Mar.


Después de esta visita al templo, si sales por la zona del ábside (altar mayor) te encontrarás de nuevo en el Passeig del Born.

Mercat del Born
 

Toma el paseo hasta la calle Comerç. Aquí se ubica el antiguo Mercat del Born, es una impresionante estructura de hierro y vidrio, obra Josep Fontseré, que guarda un secreto bajo sus pies.


Y es que debajo del mercado se encontraron recientemente restos de la ciudad moderna, del siglo XVIII.


Fue en el año 2002, durante una reforma que tenía que convertir el mercado en biblioteca pública.


Gracias a este descubrimiento arqueológico, hoy podemos ver en el subsuelo lo que fueron casas, comercios y antiguos talleres medievales y de época moderna, del barrio que Felipe V arrasó al construir la Ciutadella militar, muy cerca del mercado.


Resulta impactante el contraste de materiales entre la moderna arquitectura del hierro y el metal con la antigua piedra de la ciudad medieval que descansaba, ajena a cualquier cambio, a sus pies.

Estació de França
 

Desde aquí, toma la calle Comerç hasta Avinguda Marquès de L'Argenteria, siempre en dirección al mar. En esta calle se encuentra la Estació de França. Esta preciosa estación de trenes es el final de nuestro recorrido.


La estación fue inaugurada en junio de 1929 por el rey Alfonso XIII, con motivo de la Exposición Internacional de Barcelona que tuvo lugar ese mismo año en la ciudad.


Desde aquí salió la primera línea de tren de nuestro país: la línea que recorría el tramo Barcelona-Mataró (una pequeña localidad costera vecina a la ciudad).


Obra del ingeniero Montaner Serra, de ella destaca su estructura metálica y decoración modernista, y su marquesina, al tener doble pórtico, es única en España.


Aunque nuestra propuesta de itinerario acaba en la Estació de França, debes saber que muy cerca de aquí, desde Avinguda de Marquès de L'Argenteria, puedes acceder al Parc de la Ciutadella.


Sin embargo, el Parc de la Ciutadella es demasiado extenso como para visitarlo el mismo día, aunque te recomendamos que vayas a verlo si tienes ocasión. En nuestra sección del parque te detallamos qué puedes encontrar en él y cómo recorrerlo.